jueves, 14 de octubre de 2010

Bizcocho de higos y AIG 2010





Hace una entrada os conté que este sábado estuve en la boda de una de mis amigas. Estuvo llena de glamour, con los mayores protocolos presentes y con invitados elegantes y de buena educación. No me esperaba lo contrario, pero una pregunta de mi "don" mientras degustabamos el menú fue la que me hizo mirar a mi alrededor de otro modo: "¿Te imaginas los invitados cómo pueden ser en nuestra boda?" La cabeza me dio un giro, se revolvió toda mi placidez hasta el momento y los recuerdos infantiles durante estos tipos de eventos me vinieron a la cabeza.

Una de pequeña en lo primero que se fija ante tales ocasiones es en el ajetreo matutino que irrumpe en la casa. Tu madre te anda buscando por toda la casa, gritando a unos decibelios totalmente denunciables y cuando te encuentra resulta que entre sus manos lleva un vestido, el cual reconoces bien, porque es el mismo que te lleva poniendo desde hace unos meses. Tú te quejas y sueltas: "¿Mamá otra vez?" Y ella ni caso, porque la que no puede repetir es ella, esto esta más que claro. Te va poniendo las medias y tú la contemplas extrañada, ¿ese tupé y esos ojos morados? Bueno y mejor no mirar el vestido: cero curvas y unas hombreras, que más bien parece que tu progenitora se va de misión espacial. Ella, que siente tus ojos aterrorizados observándola, vocifera:
- ¿Quéee?
Ante lo cual, sólo te quedaba responder:
- Nada mamá, que estás muuuuu guapa.
La respuesta adecuada, con la que notas que ya te pega menos tirones en el pelo y trata con más suavidad de cogerte la coleta.
En esos minutos, ves a tu padre limpiando el cuarto de baño, haciéndose el desapercibido para que ella no le grite por cómo ha sido capaz de hacer tal desastre en el aseo. En el salón, mi hermana, una enana más mala que un dolor, totalmente indignada por estar vestida de rosa y con un lazo más grande que ella en la cabeza. Bien sabemos que poco le va a durar, pues ya ha encontrado el extremo de la lazada y comienza a tirar...
Media hora más tarde, mi padre, mi hermana y yo nos encontramos en el patio de casa, esperando a la señora de la casa, que termine su acicalamiento habitual. Tu padre nervioso, venga a mirar el reloj, quejándose por lo "bajini" porque esta mujer no tiene remedio y otra vez vamos a llegar tarde a la ceremonia.
Y efectivamente, todos sus pronósticos se cumplen. Aparecemos en la Iglesia con tal petardo en el culo, que la puerta principal se cierra con un estruendo digno de mención aparte. El cura nos lanza su mirada escrutadora y tu madre santiguándose del susto, susurra:
- Niño, busca a mis padres.
Sí, por ahí vamos, entre pasillo y pasillo, saludando a toda familia presente con eso de: "Gracias, ahora nos vemos". Todos deseando tener tema de conversación, que alguien irrumpa de esas maneras para que se evapore tanta solemnidad o para terminar con ese duermevela tan característico.

Como quien no quiere la cosa, a nuestro lado aparece mi abuela, que cualquiera diría que esa mujer es mi quien es, pues parece haber rejuvenecido veinte años y a mí me fascina su cara, toda maquillada con esos labios rojos apoteósicos, su cuerpo bien puesto con su chaquetita ceñida a la cintura y esas manos, por favor, con tanto anillo pedregoso y lujo, que nada más agarrarme para llevarme a su banco parece que se me van clavando uno a uno. Mi abuelo nos guarda el sitio, va tan tan elegante y perfectamente vestido, que me cuesta reconocerlo. Mi hermana le agarra la mano y en seguida le pone en pie para dar unos paseitos por la Iglesia, ella ni muerta se queda quieta en el sitio. Yo me intento escapar tan bien, pero mi madre me sujeta con fiereza de la muñeca y de un empujón me sienta ordenándome:
- Tú ahí quieta.
Ya da igual, ni por más pucheros, ni por más golpes que de al banco de delante, va a cambiar mi situación, por lo que decido confabularme y buscar a alguno de mis primos para hablar entre nosotros, aunque sea a distancia. Cual es mi sorpresa, que veo que allí no guarda nadie silencio, me doy la vuelta y veo a una de mis tías abuela cotilleando con su cuñada, mi tío por ahí anda detrás con otro de sus primos... Vamos que los únicos que no cotorrean son los de la primera fila y los novios, por supuesto.
Termina la Misa y aquí empieza realmente la boda. Todos apelotonados en la salida, la familia de mi abuela enterita, siete hermanos, más hijos, maridos, nietos... Una aglomeración de personas dándose besos, y no un solo beso ¡no!, ¡imposible!, unos cuantos, de esos que suenan en ristra, es decir, agarrada por la espalda, bien pegada tu cara a la suya y muamuamuamuamuamua... Casi se queda sin respiración la protagonista, pero ahora, a ti se te han pegado todas tus carnes a los dientes y cuando consigues soltarte, ojeas cuantos besos así vas a tener que aguantar y ¡madre mía! ¡hoooorroor! Inmediatamente, quieres deshacerte de la mano de tu abuela, pero imposible, te coge bien fuerte para mostrarte a todos y cada uno de sus hermanos y ¡ahí como se le pase alguno o te niegues a darle un buen morreo! que entonces va a estar recordándotelo lo que te resta de vida.
Sin duda, el momento que más recuerdo es el convite, porque da igual que pasen los años y que con ellos mis familiares se hagan un poco más mayores, pues sus costumbres siguen siendo las mismas que os contaré en el próximo post...



Ahora quiero hacer mención al Amigo Invisible, AIG 2010, que organiza Bea de El rincón de Bea y del que estoy deseando participar. Ya se han apuntado más de 143 blogueros y la lista seguirá aumentando hasta el 18 de octubre, fecha límite para inscribirse en este juego. Para más información aquí os dejo el link para que visitéis la página de Bea, si es que no conocéis a esta profesora y excelente cocinera. Además este año, el logo del AIG 2010 lo ha realizado Carol, una ilustradora infantil fantástica y con una imaginación increíble.


Para la persona a la que me toque regalarme le dejo algunas indicaciones. Primero de todo, me va a gustar todo lo que hagas o compres con cariño, pues en relación con el mundo de la cocina me gusta todo, así que mira qué fácil, ¿verdad? Los libros serán siempre bienvenidos, igual las cosas que prepares tu mismo o productos de tu tierra. También todo lo relacionado con la repostería, pues es lo que me encanta, como por ejemplo moldes diferentes, cortadores, etc,... O algo relacionado con la presentación de las recetas en el blog (platos, cuencos,...). Vamos todo lo que se te ocurra, porque te digo, que ya sólo con tu esfuerzo voy a estar agradecida.

Y por fin, ¡¡¡¡la receta!!!! Una tarta de higos aprovechando que ya van quedando pocos. Más bien parece un bizcocho, así que la catalogo así. Tiene un sabor delicioso y está bien jugosita, para la próxima vez añadiré más higos, porque su sabor horneado me ha encantado.

Bizcocho de higos
Ingredientes
250 gr de harina
150 gr de azúcar
5 huevos
1 yogur griego azucarado
40 gr de mantequilla
1 cucharadita de esencia de vainilla
8 higos grandes
1/2 cucharadita de bicarbonato
1 sobre de levadura

Primero precalentamos el horno a 180º y preparamos el molde, para lo cual lo engrasamos y enharinamos bien. Ahora, pelamos los higos y los cortamos en láminas finas.
Los ingredientes secos, es decir, la harina, el bicarbonato y la levadura los tamizamos y mezclamos un bowl.
A parte y en otro bowl, mezclamos los huevos con el azúcar, hasta conseguir que espesen un poco los huevos y el azúcar se disuelva. A continuación, deshacemos la mantequilla en el microondas, en intervalos de 15 segundos en potencia mínima, de forma que no quede caliente. Ahora se añade a los huevos moviendo todo el rato la mezcla mientras se echa.
Incorporamos la vainilla y el yogur y se integra bien todo.
Ahora, podemos añadir tres higos y batirlos para que se integren en la masa, yo lo hice y quedó buenísimo. Incorporamos los ingredientes secos poco a poco y siempre removiendo hasta conseguir que quede una masa homogénea.
Cuando lo tengamos echamos la mitad de dicha masa sobre el molde y encima vamos colocando la mitad de las láminas de higos, que nos haya quedado. Echamos la otra mitad de la masa sobre la fruta y decoramos con lo que nos queda de higos.
Por último, horneamos a 180º durante 45 minutos más o menos o hasta que veamos que el bizcocho está hecho. Para comprobar si no ha quedado crudo, se puede comprobar con un palillo, si al pinchar el bizcocho este sale con la masa dejamos el bizcocho más tiempo, comprobando de poco en poco tiempo, para que no quede duro.
¡Y a tomarlo con un buen vaso de leche o con lo que queráis!


51 comentarios:

Maria Elena dijo...

Que bueno,con higos!!parece muy jugoso.
Bss.

jose manuel dijo...

Nunca he probado los higos en bizcocho, pero me tengo que animar porque se ve estupendo.

Saludos

Visc a la Cuina dijo...

Tiene que ser riquísimo!

Irene dijo...

ay tu historia, com ome recuerda a mi cuando estaba en el puebl ode mi padre co ntoda la familia jaja, me he reido mucho!y el bizcocho riquismo, si quieres te paso una receta que tengo de una tarta de queso que lleva higos, para que aproveches los ultimos, contesta a mi blog por si se me va la olla y no me paso por aqui!besitos chiquilla

Gema dijo...

Hola tocaya, que bizcocho más rico, me ha encantado porque los higos me flipan... me la quedo. Besitos y me han encantado tus galletas, genial lo del curso, me entran unas ganas...

Su dijo...

Yo no soy de higos, pero de bizcochos sí!!!

Raúl dijo...

joooooo no me dejan participa en el AIG porque mi blog es nuevoooo :(

La Cucina del Topino dijo...

què maravilla de bizcoho te ha quedado! debe estar super delicioso! besos

Itzi dijo...

Jajajaja, me parto contigo.
Oye, me chifla el toque de los higos.

Oceanitos.

Sonia - L'Exquisit dijo...

Que pedazo de bizcocho te ha salido! lastima q aqui los higos viene de Turquia y no saben a nada...

Un beso,

Toñi (picapusa) dijo...

Por partes como jack el destripador...
Me parece que tú tienes puesta una cámara en mi casa los diasque hay ceremonias, fiestas y demás eventos.
Justo es lo que pasa en mi casa!!!
Segundamente :P . yo estaria encantada de que me tocases de amiga invisible, y ya tengo preparada la colección de episodios de "Cañas y barro" para regalártela :P
Y tercero la receta, que me parece una cosa sublime y deliciosa , uhmmmmm.


besazos gitanilla!!!

nuria dijo...

Vaya bizcocho rico que nos presentas,parece delicioso! ah! y la historia genial, qué risa me he pegado :) besos

Quo dijo...

Ese bizcocho tiene una pinta increíble... si señora! me encanta! bsitos

Laura (Recetas Trucos y Tips) dijo...

qué rico! te quedó mucho más alto que el que preparé hace unos semanas, qué chulo!

la veradd es que el bizcocho con higos está muy rico :)

saludos!

Magdalena de Chocolate dijo...

Deliciosa! Me llevo un trozo :)
Besitos!

Espe dijo...

hola guapa,mas o menos,de cuanto es tu molde?es que me ha encantado lo alto que ha quedado

Viena dijo...

Qué arte tienes niña, para escribir y para captar nuestra atención. Esa boda, aparte de que las que mi familía celebraba son muy parecidas, es que me ha partido de risa, es para hacer una película ¿verdad? Ríete tu de esas pelis de italianos o griegos celebrando bodas, anda que las nuestras tienen desperdicio. Me ha encantado, como de costumbre, leerte.
Un beso muy grande.

Gupanla dijo...

Me he quedado embobado leyendo la historia de la boda......me ha encantado, ojala yo hubiese tenido algo asi, en mi casa casi no ha habido bodas....sniifff....

Ah, el bizcocho muy bueno!!
BSS!

Silvia dijo...

Que maravilla de bizcochito, me viene genial para el fin de semana. Todavía quedan higos muy buenos, aprovechare.
¡¡Bien!! Otra bloguera para el AIG.

Besos.

capisi dijo...

Que rica receta, me la llevo y te mando un beso.

cristina dijo...

riquisima recetaaaaaa si pudiera me llevava un trocito ( siento no poder leer todas tus historia pero siempre voy con prisinas perdoname besos wapa )

Hilmar dijo...

Qué sabroso bizcocho! Lástima que por aquí los higos brillan por su ausencia... Pero me contento viendo esta ricura :)
un beso grande,

Sara dijo...

Siempre he comido los higos secos con nueces dentro, y la idea de ponerlos en el bizcocho me ha encantado. Seguro que está buenísimo.
Habrá que probarlo!
Me he divertido mucho con la historia de la boda! Saludos!

Nati dijo...

Un pastel de lo mas socorrido para gastar los higos de mi higuera. Me lo llevo guapa. Un besazo.

stefania dijo...

I fichi mi piacciono molto e questa tua bella e alta torta è bellissima, bacio e ti auguro un felice fine settimana

Alcantarisa (cocinando en mi isla amarilla) dijo...

jajajajaja yo creo que lo de las celebraciones... al final somos todos un poco así.
Me encanta tu bizcocho de higos, yo estoy deseando que se acabe la temporada, y se extingan, y se mueran, y no vuelvan en todo un año, joer! me tienen harta!!!! En casa de mi suegra tienen 4 ó 5 señores arbolitos que dan buenos higos, pero claro... no veas la bichería que viene atraída por el dulce. Está aquello llenos de moscas, mosquitos, moscardones, y avispas, qué hartura! qué ganas de que llegue el frío y los bichos se queden escondíos, jajajaja.
Beistos.

Belén y Bego dijo...

No he probado así los higos pero este bizcocho se ve tan esponjoso que desde luego invita a probarlo. Me llevo un trocito para el café;)
Con esta entrada me he sentido indentificada respecto a las celebraciones familiares sólo que yo no sería capaz de contarlo de forma tan simpática :DD
Bsos

foodtravelandwine dijo...

Como me rio con tus historias....estoy esperando la segunda parte para ver las costumbres familiares....jijiji....me enloquecen los higos....y tu bizcocho me dejo alucinada!!....Abrazotes, Marcela

Juana dijo...

Un bizcocho precioso, yun relato fascinante!!, espero ansiosa la proxima entrega!!!!
Besitos Gitanilla!

Mer dijo...

Muy buena pinta ése bizcocho!!! Espero que tu AIG acierte de pleno. Yo espero poder participar el año que viene, porque lo que es éste, con la política de recorte de gastos que me he impuesto no es admisible :-(

María dijo...

ummm que rico, el finde pasado hice mermelada de higos, pero nunca en bizcocho. Si todavía quedan algunos pienso probar. Leyendo tu intro, ya me imaginaba la situación, jejeje las bodas dan para mucho. Bicos y buen finde.

Amanda dijo...

¿y quien se casaba? ;-D
Mucha ilusión con el amigo invisible.
Y este bizcochito un delirio de bueno.
Besotes grandes y buen finde.

Francisco dijo...

Hola, no me hago a la idea de cómo tiene que saber un bizcocho con higos, es algo diferente ¿verdad?

A mi me gusta mucho tomar los higos frescos para desayunar, acompañados de un café con leche y pan del día con un buen aceite de oliva extra. Un desayuno que te recomiendo de todas todas.

Un abrazo.

LA NUBE DE ALBA dijo...

Que ricooooo!!!me lo llevo!!
Besitos!

mesilda dijo...

Vaya bizcocho mas rico!!Con lo que me gustan los higos este me lo llevo...este año tengo mermelada para todo el año.
Besets.

NENALINDA dijo...

Jajajajaaa amoooooooos eres la lexe lo que me has exo reir xiquilla ,me has recordado las bodas familiares cuando era pequeña poque ahora toas son de tarde y una siempre llega a tiempo pues tienes to el tiempo del mundo pa arreglarte.
Aunque mi madre siempre se hace esperar jajaja.
El bizcoxo o tarta se ve divinoooooo ,yo nunca he exo nada asi con higos ,me has recordado que tengo la receta de ellos en almibar sin subir a ver si encuentro las fotos poque las he guardado en un dvd ya saber onde andara jis..jis.
Me llevo un caxin pa tomar con el cafelin que me acabo de poner.
Bicos mil y feli finde wapa.

Sara dijo...

Este bizcocho se ve de muerte súbita nena, tienes una mano que vaya...
La historia se queda como siempre para la noche...antes de dormir... besos grandes cariñazo.

vamosalculete dijo...

¡madre mía! No sé que decirte de este bizcocho...¡guau! tiene una pinta deliciosa ...mmmmmmmm...

¡Ah! Gracias por tus explicaciones, en cuanto tenga un ratito me pongo a experimentar, eso si, si tengo dudas...te pregunto ¿vale?...Muchas gracias por ayudarme, guapa.

Un besote, mi solete.

Vamosalculete.

Olga dijo...

Me lo pido para merendar. Yo pongo el café.
Un saludin

Mandarina dijo...

no es por quitarle mérito al bizcocho pero tu historia del casamiento me ha encantado. Claro, hay muchas palabras muy típicas de tu región que se cuelan y no logro entender del todo, pero las termino entendiendo por contexto. Me gusta mucho tu relato. Me encantaron el traje espacial de tu madre y los anillos de tu abuela, y hasta me imaginé a tu padre limpiando... jajajajaja. ¡Me gustó todo! ¡Gracias!

elsfogonsdelabordeta dijo...

Qué original un bizcocho con higos!! Te he encontrado por casualidad, me gusta el estilo de tu blog!
Saludos

Eva dijo...

¡Que estupendo bizcocho para tomar acompañado de un buen te mientras leemos tu historia!

Besitos y buen domingo

Inmaculada (Adi) dijo...

Jajaja... muy buena tu historia, con esa gracia que tienes para contarla... y muy buena la receta. Adoro los bizcochos y por aquí aún tenemos higos. Anotada queda para hacerla.
Besitos.

silvia dijo...

Me has devuelto la sonsira hoy que estab mustia jejeej....ese bizcocho se va a favorito,será el próximo para mi papá....hablando de padres jejeje.

Besotes corazón ;))

Alice dijo...

Que bizcocho más rico con lo que a mí me gustan los higos. Lo probaré seguro, gracias guapa.
Un besito

Elena dijo...

Con lo que me gustan los higos... este habrá que probarlo. Qué bueno debe de estar.

Mª Ángeles Sánchez dijo...

¡vaya bizcocho apañáo que te ha salido. Si es que me dan ganas de hacer uno, a ver si me sale como a tí. Perfecto, redondito, esponjoso... ¡qué delicia!
Enhorabuena.
Te invito a que veas mi primera video-receta. Espero que te guste.

Carol dijo...

Los higos no son mi fuerte, pero tomo nota del AIG por si me toca regalarte!

Un besito guapa!

Kako dijo...

Gitanilla, que novedoso bizcocho y debe estar delicioso, es que suelo ver higos pero en otras preparaciones, me lo llevo, seguro que me encanta.
Un beso y suerte con el AIG.

Ly dijo...

El bizcocho muy bueno, pero tu historia de 10, deseando estoy de leer el resto.
bssss

Neus dijo...

Hay dos blogueras, que me han hablado maravillas de tus recetas y de lo bien que escribes.
Hoy lo primero que echo es mirar tu blog y tienen mucha razón las dos.
Asi que ahora cuando alguién me pregunte si conozco el blog de Gitanilla, ya podre decir que SI.
FELICIDADES!!! y sigo leyendo las anecdotas de una boda.
Un saludo

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails